Filosofía de inversión

Política de inversión

Nuestro proceso de inversión se focaliza en la búsqueda de compañías infravaloradas a través de análisis y modelización de empresas. Buscamos adquirir negocios a un precio más bajo que su valor intrínseco. Podría simplificarse en tratar de comprar un billete de 100€ a cambio de uno de 50€.
Esta filosofía de inversión está muy extendida en España. Nuestro punto diferencial con respecto a otros fondos es la utilización de opciones para ello, tanto para generar rentabilidad como para gestionar los riesgos.

Pongamos un ejemplo:

Inditex cotiza a 26€ por acción. ¿Qué le parecería poder comprar Inditex a 23,50€ (un 10% debajo del precio actual) dentro de 3 meses y cobrar un 5% anualizado por asumir este compromiso?
Su atractivo dependerá de la conclusión tras valorar metódicamente Inditex. Si tras valorarla cumple la premisa de estar cotizando a un precio por debajo de su valor intrínseco, será interesante cobrar por tener la posibilidad de comprarlo incluso un 10% por debajo del precio al que cotiza. Este ejemplo resume de forma simplificada el trabajo de análisis y valoración de empresas que realizamos combinado con la operativa de opciones.

Esta combinación de valoración de empresas y opciones financieras nos permite comprar participaciones de compañías con un mayor margen de seguridad, premiando la paciencia a la hora de gestionar.

Otro aspecto diferenciador es la gestión del riesgo. Sabemos que no todos los partícipes tienen la misma aversión al riesgo, es por ello que trabajamos de forma meticulosa en la gestión de riesgos teniendo en todo momento claro cuáles son nuestras máximas pérdidas potenciales.

¿Qué pretendemos con esto? Evitar drawdowns (caídas desde el punto más alto al más bajo) como los vistos en 2008, en los que las bolsas mundiales llegaron a caer un 55%. A través de las herramientas que nos otorgan los derivados, buscamos reducir el drawdown en momentos de estrés para hacer de esta forma más sencillo y llevadero el camino de los partícipes.

Nuestra búsqueda se dirigirá hacia aquellas compañías que cuenten con un historial de generación de caja elevado, con altos retornos sobre las inversiones y que ofrezcan ventajas competitivas sostenibles en el tiempo. Huiremos de la deuda para limitar lo máximo posible los imprevistos que surjan por el camino y valoraremos de forma positiva el hecho de que sea una compañía familiar con “skin in the game”, es decir, que los accionistas se estén jugando su propio dinero.

Conceptos cualitativos como la gestión de capital, perspectivas de la industria, amenazas; serán aspectos principales a analizar en cada empresa. Una pregunta fundamental de cara a considerar la entrada de una empresa en la cartera del fondo sería: ¿Seguirá existiendo esta empresa dentro de 10 años?

La búsqueda nos ha llevado a conformar un amplio abanico de compañías que en algún momento y, dadas las ineficiencias que se producen en los mercados de valores aportarán momentos de inversión oportunos que nos permitan obtener precios más bajos de lo habitual incrementando de esta forma nuestro margen de seguridad.

En definitiva nuestro proceso consiste en identificar, valorar y monitorizar diariamente nuestras compañías establecidas bajo las pautas comentadas para, de una manera paciente, proceder a la inversión cuando las circunstancias del entorno así nos lo permitan.